Recubat - Recuperación de baterías


Ir al Contenido

Sulfatacion

La sulfatación es un proceso que se desarrolla en tres fases:

FASE 1 Sulfatación amorfa -> descarga habitual.
Por la aportación de energía (carga), el sulfato es convertido en ácido sulfúrico.

FASE 2 Sulfatación Suave -> fase transitoria, la cristalización coge forma.
Gracias a una carga de baja intensidad y de larga duración es posible detener el proceso de sulfatación suave y reconvertir los cristales en moléculas amorfas.

FASE 3 Sulfatación severa -> la cristalización esta formada.
Los cristales de sulfato de plomo no intervienen más en el proceso de carga, puede decirse que la batería esta próxima al final de su vida útil


Principios básicos del proceso de sulfatación y consecuencias internas.
Cuando la carga energética de una batería es extraída y devuelta durante sus ciclos normales de trabajo, los cristales de sulfato se van adhiriendo a la materia activa, impidiendo a la batería completar sus procesos químicos; estos cristales "sulfatan" y "ahogan" la batería.

La sulfatación adherida impide la reacción electroquímica que produce corriente.

  • Recepción, almacenaje y entrega de corriente limitada.
  • Cortocircuitos y fallos mecánicos.
  • Sobrecalentamiento.
  • Vida útil mermada.
  • Deshidratación.

Beneficios de nuestro sistema

  • Devuelve la capacidad original a las baterías sulfatadas.
  • Alarga la vida útil de la batería significativamente.
  • Utilización más larga de la batería entre dos cargas.
  • Disminución del tiempo de carga y menos ciclos de carga.
  • Disminución notable del coste eléctrico de cada carga.
  • Prevención de los daños a la electrónica de los vehículos.
  • Ventajas económicas evidentes.
  • Disminución drástica de los residuos de plomo y gastos de reciclaje.


¡¡¡RECUBAT se amortiza en pocos meses!!!

Una de las causas principales por las cuales las baterías tienen que ser sustituidas es la sulfatación que impide a las celdas absorber una carga suficiente y, en consecuencia, una utilización normal.
Con la eliminación de la sulfatación la materia activa se "limpia" y, en consecuencia, libera el paso de la corriente (iones + -), la recarga de la batería puede volver a sus valores iniciales.
Independientemente del tipo de batería es evidente que el proceso de sulfatación es inevitable y progresivo para cualquier tipo de acumulador.
El proceso de regeneración, que puede triplicar la vida de una batería de buena calidad, produce los mejores resultados sobre acumuladores que todavía garantizan condiciones de funcionamiento aceptables.

No es posible recuperar una batería que haya sufrido daños estructurales (celdas con problemas en los elementos, cortocircuitos internos, deformación del contenedor Etc.) debidos a causas diversas. Sin embargo, es cierto que, en un alto porcentaje se puede devolver el perfecto funcionamiento a una batería degradada solo por el proceso de sulfatación.
La superficie regenerada de la materia activa permite a la batería aceptar, almacenar y servir corriente con normalidad.

Inicio | Aplicación | Ventajas | Sulfatacion | Regeneracion | Contacto | Mapa del Sitio


Regresar al contenido | Regresar al menú principal